Inicio

¡Bienvenid@ a FilEx! Espero que te guste y gracias por tu visita.

FilEx es un espacio web en el que se pueden encontrar materiales educativos de la asignatura de Filosofía ajustados al curriculo extremeño (ver menú "Aula de Filosofía") También está disponible un Blog (información y reflexiones) y un Planeta de Filosofía (agregador de RSS de blog y web de filosofía).

July 2021
S M T W T F S
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

  • 01 Tales
  • 02
  • 03 A
  • 03 Socrates
  • 04 Platon
  • 05aristoteles
  • 06
  • 07 Agustin
  • 08 Averroes
  • 08 Tomasaquino
  • 09 Ockham
  • 10 Bacon
  • 11 Descartes
  • 12 Spinoza
  • 13 Leibniz
  • 14a Locke
  • 14b Berkeley
  • 15 Hume
  • 30 Levy Strauss
  • 31 Savater

2.- CARACTERÍSTICAS DE LA FILOSOFÍA Y DEL MÉTODO DE EXPLICACIÓN FILOSÓFICA.

Como suele ocurrir con la mayoría de las asignaturas no es fácil establecer unas características claras y distintas que las definan de forma sencilla. Más en este caso, en el que alumnos, como vosotros, casi os iniciáis  en una materia nueva, en un nuevo campo del saber.

Lo más normal, ante esta situación, es que os preguntéis: ¿qué es eso de la filosofía?, ¿para qué sirve?, u otras cuestiones similares. Pero, lo que más me preocupa en estos momentos, no es vuestra situación inicial, si no que al finalizar esta unidad o incluso al finalizar el curso tengáis una respuesta más o menos clara a estas preguntas, algo que no suele ser frecuente.

Lo primero que vamos a hacer, antes de nada, es realizar una pequeña aproximación a la filosofía, para luego centrarnos en la situación de la filosofía en la actualidad, tratando de esclarecer la función de la filosofía en una situación crítica como en la que nos encontramos.

 

2.1.- DEFINICIÓN Y CARACTERÍSTICAS DE LA FILOSOFÍA

Como decía anteriormente, lo más normal es que un alumno, cuando comienza a estudiar una asignatura como ésta, se plantee siempre la misma pregunta: ¿qué es eso de la filosofía? Responder a esta cuestión, como podréis comprobar a lo largo del curso, no es algo sencillo. Pero eso no significa que desistamos del intento. Comencemos con una primera aproximación, recurriendo a la etimología.

  • Aproximación etimológica

Athenea diosa de la sabiduría El recurso a la etimología suele ser un recurso muy apañado, veamos que es lo que podemos descubrir.

El término filosofía proviene del griego "Φιλoσoφία" (phylosophía), amor al saber, derivado de "φιλέω", amar y "σoφία", saber, sabiduría. Etimológicamente significa «amor a la sabiduría», donde la palabra "σoφία", (sophía), en lugar de ser traducida como «sabiduría», término con connotaciones grandilocuentes, debe traducirse como «saber teórico», o, en palabras de AristótelesT (filósofo del s. IV a.c.), como «entendimiento y ciencia»; de igual manera, "φιλoς", (philos), el «amigo» o el «amante» de este saber intelectual puede entenderse, a la manera de PlatónT (filósofo del s. V-IV a.c.), como aplicado a aquel que desea o está ávido de saber. Así, consecuentemente, el filósofo no es el que sabe, sino el que ama el saber, y por ello lo busca sin descanso.

Pasemos a concretar, un poco más, qué es o en qué consiste este saber, que denominamos filosofía.

  • La filosofía como saber

Lo primero que podemos afirmar es que resulta difícil establecer de qué tipo de saber se trata y cuáles son los objetos de los que se ocupa. Aunque sí podemos concretar algunos de sus temas como: la investigación racional sobre la realidad en su conjunto, la constitución del ser humano, la naturaleza del conocimiento, lo bueno y lo social en la acción humana.

Otra dificultad  viene de su vocación de totalidad, no como saber enciclopédico, sino en el sentido de que todo lo relacionado con el ser humano es importante o interesa a la filosofía. De ahí la dificultad a la hora de establecer el objeto de la filosofía, la filosofía trata de "todo".

También, nos encontramos con una cuestión paradójica. Esta paradoja resulta del hecho de que este saber, más que dar soluciones definitivas a los problemas, lo que intenta es comprenderlos. Con lo cual, podemos decir, que no cabe encontrar, en la filosofía, respuestas a los problemas, sino intentos por comprender estos problemas.

Continuando con las extrañezas de este saber diremos, que la filosofía es una tarea inacabada, siempre se cuestiona de nuevo los problemas; ya que los problemas, aun siendo los mismos en todas las épocas, tienen diferente sentido o interpretación según la época en que se planteen. Sin embargo, y a pesar de que la filosofía nunca se acaba, o siempre se repite, necesita de una información precisa y exhaustiva (no se puede decir cualquier cosa) y aunque no se pretende acumular información, tampoco se puede estar sin ella.

Además, es una actividad que realizan todos los seres humanos, ya que como diría Popper: "todos somos filósofos", nadie puede sustraerse a la actividad filosófica.

Por último, y para remate de la fiesta, este saber parte del reconocimiento de la propia ignorancia. Dicho de otra forma, supone que para ser sabios, hay que ser ignorantes, aunque, como veremos más adelante, no ignorantes del todo.

Después de esta segunda aproximación, vamos a realizar una tercera que nos permita concretar más qué es este tipo de saber que es la filosofía.

  • La filosofía es un saber crítico y racional.

Por saber, entenderemos aquel conjunto de ideas y creencias con los que los seres humanos de una determinada cultura explican y justifican la realidad (natural y social), comprenden el mundo y se instalan en él. Este saber puede tener distintos fundamentos: tradición, experiencia, técnica, pensamiento y razón (recuerda que ya hemos visto esto al inicio del tema).

Puesto que la filosofía supuso un paso de un saber mítico a un saber racional, deberás tener presentes las características de los fundamentos tradicionales y racionales del saber que vimos al hablar de la explicación mítica y la explicación racional, ello nos permitirá aclarar qué es ser crítico y racional.

  • Definición de la filosofía

Ahora vamos a intentar dar un paso más y concretar mediante una definición que es esto de la filosofía.

Comencemos diciendo que: la filosofía consiste en pensar, no tanto sobre objetos, como en alguno de los temas de la experiencia humana. Este pensamiento está mediatizado  por la experiencia cotidiana, bien por un saber específico que trata de ello, bien por una reflexión previa. Estos temas sobre los que pensamos son algo que constituye un problema para la ciencia, la sociedad, o la cultura y se abordan a través de supuestos teóricos (presupuestos o pre-juicios) que están en la base de la cultura y que no se cuestionan. La función de este pensamiento es problematizar estas cuestiones. Por ello, la filosofía es un saber de segundo orden, es un discurso sobre otros discursos, o un saber sobre otros saberes. Por tanto, la filosofía: permite generalizar de otros saberes; plantea problemas sobre los supuestos de algunos saberes; argumenta (no tiene contenido, sino forma); critica posiciones y conceptualiza.

También podemos definir la filosofía como una actitud racional con un deseo de universalidad, mediante una actitud especulativa y teórica, pero sin perder de vista la dimensión práctica.

Aunque también es importante decir que no existe una única definición de filosofía a lo largo de la historia, ya que las distintas definiciones de filosofía se identifican con su propia historia, con lo cual cada época plantea una definición de filosofía.

Una vez salvada esta primera parte y a modo de resumen podemos centrarnos en algunas de las características de la explicación filosófica:

  • La filosofía parte de una experiencia previa a la que trata de dar sentido. Esto la hace ser un saber histórico, ya que al ser la experiencia algo variable a lo largo del tiempo, hace a la reflexión algo variable también.
  • Parte de una experiencia genérica, de todos los individuos y de todos los campos, de ahí su ambición de universalidad y validez general.
  • Pretende establecer el sentido de la experiencia y no la certeza o falsedad de la misma, por eso su análisis es teórico y no empírico. Y al dar sentido a la experiencia tiene una dimensión práctica. En este sentido la filosofía pretende dar respuestas a las necesidades humanas.
  • Propone conductas racionales y al mismo tiempo admite que las acciones humanas no son siempre racionales, sino que parten de presupuestos admitidos como ciertos y por esa razón adelantan los esquemas de comprensión y de comportamiento.

 

  • Origen de la actividad filosófica

Para terminar de entender qué es eso de la filosofía, es interesante atender al motivo que origina su nacimiento.

La filosofía se origina a partir de la curiosidad humana y con la pretensión de eliminar  la ignorancia. La ignorancia consiste en mantener como puntos de partida las interpretaciones existentes en la sociedad, es decir los prejuicios. Los prejuicios son ideas preconcebidas, de tal manera que ante cualquier situación todo es ya conocido  o asimilable a lo conocido. No hay por tanto lugar para la admiración y se mantiene el sentido común acrítico.

Por tanto, la admiración constituye el origen de la filosofía y el sentido común crítico. Podemos decir en este sentido, que la filosofía es un saber crítico, que surge del cuestionarse propio de todas las ciencias.

Esta actitud crítica de la filosofía genera en el ser humano una inquietud. El hecho de preguntarse cómo vivir es un riesgo que genera inquietud ante la necesidad de encontrar un punto de comprensión del hombre que le permita construir un nuevo modo de existencia justificado y crítico. Así el pensamiento nos hace perder la seguridad de las creencias en las que nos encontramos, pero es una necesidad si se quiere ir más allá, descubrir nuevos modos de vida.

El pensamiento crítico supone la provisionalidad de nuestras ideas, al tener que estar siempre justificándolas, sino se hace esto y las ideas se mantienen como verdades absolutas, se imposibilita todo desarrollo de la cultura y nos mantenemos en la ideología como solución o creencia definitiva desde la que se vive.

 

2.2.- IMPORTANCIA Y NECESIDAD DE LA FILOSOFÍA

Vamos a afrontar, ahora, uno de los asuntos más peliagudos, que no es otro que el del sentido, utilidad o necesidad de la filosofía. Es probable que te preguntes para qué sirve la filosofía o qué sentido tiene estudiar esta asignatura. A partir de este momento intentaremos dar una respuesta adecuada a estas cuestiones.

Comencemos haciendo una afirmación un poco fuerte, más con la idea de reflexionar sobre la misma, que con la de sentar cátedra. La filosofía es importante ya que la pérdida de nuestras creencias o ideología puede situarnos en una situación de falta de apoyo y miedo que nos lleve a aceptar una autoridad externa que dicte nuestras ideas y formas de comportamiento, es decir puede conducirnos a la pérdida de la libertad.

Solamente manteniendo la libertad es posible modificar lo que es en cada momento nuestro mundo. De ahí la necesidad de la filosofía como crítica, como resistencia contra lo ajeno y como libertad de opción de uno mismo. A continuación un texto de Bertrand RussellT para seguir pensando sobre este asunto.

"Cuál es el valor de la filosofía y por qué debe ser estudiada. Es tanto más necesario considerar esta cuestión, ante el hecho de que muchos, bajo la influencia de la ciencia o de negocios prácticos, se inclinan a dudar que la filosofía sea algo más que una ocupación inocente, pero frívola e inútil, con distinciones que se quiebran de puro sutiles y controversias sobre materias cuyo conocimiento es imposible.

El hombre «práctico», en el uso corriente de la palabra, es el que solo reconoce necesidades materiales, que comprende que el hombre necesita el alimento del cuerpo, pero olvida la necesidad de procurar un alimento del espíritu. Si todos los hombres vivieran bien, si la pobreza y la enfermedad hubiesen sido reducidas al mínimo posible, quedaría todavía mucho que hacer para producir una sociedad estimable; y aún en el mundo actual, los bienes del espíritu son por lo menos tan importantes como los del cuerpo. El valor de la filosofía debe hallarse exclusivamente entre los bienes del espíritu, y sólo los que son indiferentes a estos bienes pueden llegar a la persuasión de que estudiar filosofía no es perder el tiempo.

La filosofía como todos los demás estudios, aspira primordialmente al conocimiento. El conocimiento a que aspira es aquella clase de conocimiento que nos da la unidad y el sistema del cuerpo de las ciencias, y el que resulta del examen crítico del fundamento de nuestras convicciones, prejuicios y creencias".
RUSSELL, B. Los problemas de la filosofía

Todo lo que dice Russell está muy bien, pero probablemente no estés convencido de ello. Es más, seguro que piensas que la filosofía es algo que no tiene mucho valor o al menos, que es eso lo que piensa mucha gente. Ahora vamos a ver  algunas cuestiones que hacen problemática la actividad filosófica en la actualidad.

 

  • 1.- La filosofía en el mundo de hoy

Podemos comenzar afirmando, que la situación de la filosofía hoy es, al menos, problemática. Las causas de esta situación son varias. Algunas cabe atribuirlas a factores internos, es decir, propios de la filosofía; mientras otras corresponden a factores externos a la filosofía, propios de nuestras circunstancias culturales.

Estos factores son:

  • Internos:

a) El academicismo filosófico, es decir los filósofos solo plantean cuestiones extrañas que sólo les interesa a ellos.

b) La pluralidad de concepciones de la filosofía, o dicho de otro modo como soléis decir vosotros es que aquí cada uno dice lo que le da la gana, lo que se le ocurre.

  • Externos:

c) El prestigio y desarrollo de los saberes científicos y tecnológicos.Sólo lo que es científico tiene valor, lo demás carece de sentido.

d) La importancia de la imagen y la inmediatez en la comprensión de la misma, que hace que la reflexión racional sea algo lento, mediato y aburrido.

El caso es que la filosofía aparece hoy, al menos a los ojos del gran público, como un saber extraño, con un objeto indefinido (parece que la filosofía habla de cualquier tema), con opiniones dispares y a veces contradictorias, alejado de la realidad y sin ningún tipo de utilidad.

Intentaré, a continuación, explicar como influyen estos factores en esta visión tan generalizada de la filosofía.

a) academicismo filosófico

La filosofía nos aparece, en muchas ocasiones, como un saber extraño, propio de personas al borde de la demencia, o alejada de los problemas reales. Quizás, los profesores y profesionales de la materia, salvo honrosas excepciones, seamos los culpables de esta apreciación. No en vano, nos hemos centrado en exposiciones excesivamente técnicas y alejadas de lo concreto, o al menos, en un lenguaje tan técnico y con un discurso tan académico, que hemos convertido a la filosofía en algo ajeno a los problemas reales, o al menos así lo perciben la mayoría de las personas.

Probablemente, la clave de todo ello ya la anticipaba KantT (filósofo alemán del s. XVIII) al afirmar que no se puede enseñar  filosofía, sino enseñar a filosofar. Es decir, lo importante de la filosofía no está solo en aprender lo que los filósofos han dicho (concepción academicista de la filosofía) sino también en aprender a desarrollar actitudes filosóficas. Por ello, considero necesario potenciar el aprendizaje de esta práctica filosófica, aunque tampoco podemos olvidar lo que a lo largo de la historia nos han aportado los distintos filósofos.

b) La pluralidad de concepciones de la filosofía

Por otro lado, debido a la gran disparidad de opiniones mostrada por los filósofos, la filosofía aparece como un saber contradictorio. Así mientras las ciencias caminan, más o menos, hacia la convergencia de ideas, la filosofía camina en sentido contrario, toda ella es pura divergencia.

Si tomamos la historia de la filosofía nos encontraremos perplejos ante una gran cantidad de ideas y teorías diferentes. Parece pues, que la filosofía no es capaz de dar una respuesta unitaria y definitiva a los problemas filosóficos. Es más, incluso los filósofos no están de acuerdo, ni tan siquiera, en lo que la filosofía es, en cuáles son sus funciones y cuál es su método.

Por lo tanto, a diferencia de la ciencia, que camina linealmente acumulando conocimientos, la filosofía camina circularmente, dando vueltas a los mismos problemas desde distintas posiciones y sin poder solucionar dichos problemas. La razón de ello es que la filosofía no aporta soluciones, sino respuestas que son sólo orientaciones ante los diferentes problemas.

c) El prestigio y el desarrollo de los saberes científicos y tecnológicos

El actual desarrollo de los conocimientos científicos y de las aplicaciones tecnológicas hace que estos saberes sean considerados el modelo del conocimiento útil. Ante esta situación cabe preguntarse: ¿para qué sirve la filosofía?, ¿qué puede aportarnos la filosofía?

Ya hemos visto anteriormente que la filosofía no logra una unidad de criterios y no avanza acumulando conocimientos, por ello nos aparece como un saber inútil. Además ese gran desarrollo de las ciencias y la tecnología ha hecho que se considere a estas como las únicas formas de conocimiento válido, negando validez a otras formas de saber, independientemente del campo de su aplicación. Es más, los criterios de racionalidad científica y tecnológica han llegado a considerarse como los únicos criterios de racionalidad, apropiándose de todos los campos del saber y de actuación y desplazando a los demás  saberes de sus lugares propios. Así, sólo lo que es científico es válido y lo que no lo es no merece ser tenido en cuenta.

Sin embargo, la filosofía ha tenido desde siempre una función eminentemente práctica. No parece lógico desarrollar una actividad puramente especulativa por el mero hecho de gozar de ella y de nuestra propia capacidad de pensar. Más bien, desde un primer momento, la filosofía ha pretendido ser práctica, permitiendo al individuo estar más adaptado a la realidad y liberado de las concepciones erróneas o supersticiosas, a la vez que permitía transformar el mundo en un lugar más humano.

d) La importancia de la imagen y la inmediatez de su comprensión

Podemos afirmar que vivimos en el mundo de la imagen, "más vale una imagen que mil palabras" reza el dicho popular. Estamos acostumbrados a recibir la información a través de imágenes. La imagen nos tiene encandilados con su poder de seducción. Este poder le viene de su fácil comprensión, que le hace ser un producto de fácil y rápido consumo. La imagen está ahí, es clara, patente, lo que nos muestra es evidente y no es discutible.

Ante el mundo de la imagen nos aparece la filosofía como una tarea ardua y costosa. En filosofía es necesario reflexionar, y la reflexión además de costosa no es inmediata, requiere además de esfuerzo tiempo.  ¿A quién le puede interesar las costosas tareas de reflexión frente a las cómodas de contemplación de las imágenes?

Una vez analizado este panorama nos planteamos ver qué sentido y cómo podemos definir la filosofía en la actualidad

  • 2.- Sentido y definición de la filosofía hoy

Ante este panorama cabe preguntarse: ¿qué sentido tiene la filosofía hoy?, ¿qué es la filosofía? Y aunque no pretendo dar una respuesta definitiva, ni mucho menos original, voy a intentar desvelar el sentido de la filosofía y lo que pudiera ser una definición de la misma.

Lo primero que me parece necesario afirmar es que la filosofía es una actividad. Más que un cúmulo de conocimientos, como sucede con las distintas ciencias, la filosofía es una actividad de reflexión sobre distintos problemas que se nos presentan. A pesar de que históricamente la filosofía ha pretendido ser un saber sobre la realidad, el desarrollo de las distintas ciencias le ha ido arrebatando terreno, y hoy en día, prácticamente no hay un campo de estudio que no tenga su propia ciencia y su método de estudio que le permite avanzar y acumular conocimientos. Así ante este desarrollo de la ciencia, la filosofía se ha ido quedando vacía de contenidos. Sin embargo, las ciencias no pueden responder a determinadas cuestiones, ni en muchas ocasiones realizan un análisis crítico de su propio fundamento.

Por ello, la filosofía hoy en día debe ocuparse de analizar los problemas con que se encuentra el ser humano y la ciencia no puede responder; bien para intentar dar una respuesta a los mismos, bien  para disolverlos por ser carentes de sentido, o bien para darles una orientación más adecuada. Para comprender esto mejor podemos citar algunas de las cuestiones que nos resultan problemáticas hoy en día:

  • Los límites del conocimiento y la validez de los distintos métodos de conocimiento.
  • Validez de los distintos modelos de racionalidad y campos de aplicación.
  • Adoctrinamiento masivo de masas y distintas situaciones de alienación.
  • Problemas ligados al sentido de la existencia humana.
  • Problemas relacionados con el campo de la acción: ¿qué hacer?, ¿cómo actuar?,...
  • Problemas relacionados con el desarrollo tecnológico y sus consecuencias: deshumanización, pobreza, ecología,...
  • Problemas ligados a la organización social: poder y participación ciudadana, la paz, la distribución de riqueza,...

Además esta actividad de análisis reflexivo se caracteriza por su autonomía, es decir, por el hecho de no asumir ningún planteamiento ajeno que no esté justificado. Esto supone no estar supeditada a ningún tipo de autoridad que no sea la que proviene del uso correcto de la razón. Siendo a su vez analítica, es decir que la razón debe operar teniendo en cuenta el análisis de los hechos y de los datos empíricos.

Pero esta forma de actuar racional y analíticamente debe ser complementada con una dimensión crítica, que nos permita mostrar cuáles son los límites de nuestro conocimiento, es decir hasta donde puede llegar nuestro conocimiento y que validez puede tener.

También quiero dejar claro que toda actividad de conocimiento y en concreto la actividad filosófica, siempre se hace desde un horizonte de precomprensión. Esto quiere decir, que siempre partimos desde un punto de vista que viene condicionado por nuestra situación espacio-temporal. Siempre que nos aproximamos a unos problemas e intentamos dar respuestas al mismo, partimos de algo, tenemos unos prejuicios (juicios previos no demostrados científicamente). Esto es inevitable, al menos de momento, mientras no tengamos un conocimiento pleno de todos los aspectos de la realidad. Pero lo que caracteriza a la actividad filosófica, o al menos debe caracterizarla, es la conciencia de su precomprensión. Esto supone asumir que todos nuestros planteamientos parten de prejuicios, que tenemos que hacer presentes no sólo a nosotros mismos, sino también a la comunidad de hablantes con la que entramos en diálogo.

Finalmente, concluir con algo importante, y es la dimensión práctica de la actividad filosófica. La filosofía no debe desarrollarse por un puro gusto especulativo o lúdico, si no que esta tiene una función eminentemente práctica. Toda la actividad teórica comentada anteriormente va dirigida a la liberación del ser humano. La filosofía es filosofía si va dirigida a un mejor desarrollo de los modos de vida humana, y en este sentido, debe ser transformadora de aquellos aspectos que impidan el desarrollo del ser humano en cualquiera de sus diversos aspectos.

Bueno, pues hemos llegado al final de esta pequeña aclaración, esperando que no te sientas más perplejo que al inicio. Lo más importante es comprender estos aspectos que hemos ido indicando, a medida que avance el curso irás viendo como se concretan al plantear diferentes cuestiones filosóficas. Por ello no debes perder de vista estas características que hemos ido indicando y viendo en qué medida se van haciendo explícitas a medida que vamos avanzando por la temática filosófica de este curso.

 

 

Actualidad Filosofía en Extremadura

Mis otros blogs

Brnidos2
fia red
perfil
musiblog1
fotoblog1

Filex en redes sociales

TwitterFacebookGooglePlus
LinkedInYouTube
Copyright © 2021 Fil.ex . Todos los derechos reservados.
Joomla! es software libre, liberado bajo la GNU General Public License.